Caja de Pandora

Thumbnail

Después de haber visto todas las entradas anteriores del blog, me pareció increíble leer todo lo que cada persona escribió compartiendo sus sentimientos y, sobre todo con la esperanza de inspirar. Estoy seguro de que puedo hablar por todos los que contribuimos a este blog, que esperamos sinceramente que nuestras publicaciones te inspiren para guiarte en toda la sadhana disponible, ya sea Atma Kriya Yoga, Simply Meditation,  Babaji Surya Namaskar o Proyecto Mantra. Cualquiera que sea la práctica que sientas, puede mejorarte a ti y a tu vida diaria.

Sin embargo, el hecho es que no importa cómo expresemos los beneficios de la sadhana (práctica espiritual), no importa cuántas palabras escribamos, al final del día solo depende de cada uno de nosotros el superar el umbral.

Ese primer paso puede ser enorme para algunos -un viaje a lo desconocido del ser interior-. Eso puede ser muy aterrador porque la mayoría de las veces no sabemos qué encontraremos cuando abramos nuestra propia "caja de Pandora". La idea de que podemos encontrar cosas sobre nosotros mismos que no nos gusten o desaprobemos es con frecuencia una perspectiva muy temible y desagradable. ¡A menudo preferimos dejar esa tapa firmemente cerrada! Nos prometemos que en alguna indefinida futura ocasión abriremos y echaremos un vistazo a esa caja, pero no ahora... Encontramos una variedad de excusas para justificar nuestra decisión, que van desde "no es una buena idea porque me tropecé con el gato hoy", a preocupaciones realmente más serias. Todos lo hemos hecho en algún momento, incluyéndome a mí, hace muchos años.

Veréis, no puedo garantizar un lecho de rosas para nadie, solo puedo decir que nunca me he arrepentido por un momento de abrir mi "caja de Pandora" personal, incluso tener que enfrentarme a lo que contenía. Cosas, de las cuales me di cuenta que estaba tratando desesperadamente de esconder especialmente de mí mismo.

Después de la sacudida inicial de mi ego, también me di cuenta de que nada era tan malo o dramático como había imaginado y, lo que es más importante, que no estaba solo en mis desafíos. Además, después de un examen de conciencia, me di cuenta de que lo que necesitaba era una práctica espiritual que apoyara mi viaje personal. Así que dí los primeros pasos para encontrar una práctica espiritual que me conviniese en esa etapa de mi vida.

A través de una sadhana regular (elegí la meditación para empezar), mi estilo de vida cambió. A veces, los cambios resultantes eran lo que la "apertura previa de la caja" me hubieran etiquetado como inconveniente. Cambios como: ser más disciplinado, más consciente de mis hábitos y patrones de comportamiento, escuchar a las personas en lugar de ser el más rápido para conseguir puntos, vivir en el presente sin condenar el pasado y así sucesivamente. Os hacéis una idea. Por lo tanto, es cierto que es necesario un compromiso para cambiar uno mismo, y también es cierto que una vez que se está en ese camino no hay vuelta atrás porque en cuanto uno se pone en marcha, la práctica espiritual y los cambios resultantes se convierten en una parte natural de ti. En realidad, te das cuenta de cuán resistentes y fuertes somos todos al tener la oportunidad de permitirnos expresarlo sin orgullo o convertirlo en una cruzada.

Alguien muy querido y especial en mi vida dijo el otro día que en la vida tenemos que caminar con nuestros propios "zapatos" porque compartir "zapatos" o usar los "zapatos" de otra persona no produce ni satisfacción, ni alegría. Una analogía simple y muy cierta. Muchos de nosotros intentamos constantemente cumplir las expectativas de los demás durante la mayor parte de nuestras vidas y olvidamos seguir lo que sabemos que está más en armonía con nosotros mismos. Conocerse un poco mejor y tener la claridad para tomar decisiones más conscientes puede suceder a través de una práctica espiritual regular que desarrolle y apoye esa conciencia.

Da igual cuál sea tu punto de vista o experiencia personal; yo puedo decir que desde mi experiencia, la práctica espiritual regular me ha elevado no solo a mí sino también a los que me rodean a través del efecto positivo que notan en mí. En consecuencia, descubren que nuestras interacciones tienen un beneficio real y mejoran la vida diaria. No hay duda de que todos nos hemos beneficiado directa e indirectamente de mi sadhana a lo largo de los años.

Por lo tanto, te recomiendo: ¡abre tu propia "caja" hoy mismo! No esperes a otro momento. ¡Vale la pena! ¡Tú lo vales!

 


Blog »