Espacio y Kriya: cada gran viaje comienza con un solo paso

Thumbnail

Hace cincuenta años, hubo un momento histórico para la humanidad. El 20 de julio de 1969, dimos nuestros primeros pasos en otro cuerpo celeste. Neil Armstrong se convirtió en la primera persona en caminar sobre la Luna y, al hacerlo, dijo: "Este es un pequeño paso para un hombre, pero un gran salto para la humanidad". En la década anterior grandes avances en tecnología volvieron posible lo aparentemente imposible. Ir a la Luna fue parte de la expresión del autodescubrimiento del hombre al superar sus dificultades para tener éxito en su viaje.

Alrededor de 2500 años antes, el filósofo chino Lao Tzu también había dicho algo muy similar: "Un viaje de mil millas comienza con un solo paso", lo que significa que incluso la empresa más larga y difícil tiene un punto de partida, y todo comienza con un primer paso.

Quizás os preguntéis: ¿cómo se relaciona esto con el Atma Kriya Yoga? En realidad, hay muchos paralelismos entre la búsqueda de la Luna por el hombre y la aspiración del hombre por descubrirse a sí mismo y la naturaleza del Alma.

Paramahamsa Sri Swami Vishwananda ha dicho que hay un viaje espiritual que todos debemos emprender y tiene sólo 40 cm de largo: va desde la mente hasta el corazón. Puede parecer un pequeño paso, pero puede llevar una vida o incontables vidas completarlo. Comienza con un solo paso, cuando alguien decide emprender una práctica espiritual como Atma Kriya Yoga, pero lo que sigue es el viaje más sorprendente de autoexploración que cualquiera pueda emprender.

Para enviar hombres a la Luna, la NASA pasó una década construyendo el cohete más grande y poderoso de la historia, el cohete Saturno V. Para que los astronautas pudieran escapar de la atracción de la gravedad de la Tierra, adentrarse en el espacio y llegar a la Luna en sólo tres días, 400.000 hombres y mujeres desarrollaron una maravilla de la ingeniería.

En 2007, Mahavatar Babaji le dio a Paramahamsa Sri Swami Vishwananda el sistema de yoga más poderoso de la historia, Atma Kriya Yoga. Fue la culminación de 5.000 años de autodescubrimiento y consciencia de los mejores maestros de yoga que el mundo haya conocido. Está diseñado para acelerar la vida y el viaje espiritual de una persona para que pueda llegar a casa, a su Alma, su Atma, en una sola vida. Detrás del viaje de cada persona está la bendición de miles de yoguis que también hicieron y completaron con éxito este viaje a su Alma. Ahora os están empoderando para hacer lo mismo. Su gracia es el Shaktipat que necesitáis para llegar allí. Se convierte en el combustible para el cohete que os permite escapar de la atracción gravitacional del Maya, ir más allá de la mente y entrar en el espacio de la consciencia superior y el Amor Divino.

Aterrizar en la Luna fue un gran momento que cambió para siempre la vida de los astronautas de los Estados Unidos y del mundo. Llegar a vuestro Atma transformará vuestra percepción de la vida para siempre. Cuando el hombre estaba en la Luna y observaba la Tierra, la veía desde una perspectiva completamente diferente. Cambió la forma en que considerábamos a nuestra Tierra, como una sociedad humana; cambió nuestra comprensión del medio ambiente, la interdependencia de todo en la Tierra, ya sea humana o de los reinos animal o vegetal. Pudimos ver la fragilidad de la Tierra y los desafíos globales que enfrentaríamos algún día como las emisiones de CO2. Al mismo tiempo, también vimos la resolución de este sorprendente biosistema. El programa Apolo inspiró y dio esperanza a millones de personas, impulsó nuevos descubrimientos y aceleró el desarrollo de la tecnología informática e inspiró a los empresarios espaciales modernos como Richard Branson, Elon Musk, Paul Allen y Jeff Bezos. Aunque fuimos a explorar la Luna, en realidad volvimos a descubrir la Tierra. Ese punto azul en el mar cósmico que llamamos hogar, fue algo de lo que todos pudimos maravillarnos, un hermoso lugar que Dios había hecho para nosotros, estando aquí cada persona por una única razón entre las miles de millones de razones que podría haber, para lograr algo especial individualmente y para esta Tierra.

Cuando emprendemos el viaje del Atma Kriya Yoga, también percibimos la vida de una manera diferente y de una manera única, porque cada persona es única. Lo vemos a través de los ojos de lo Divino, a través de los ojos del corazón, a través de los ojos del amor. Vemos la mano de lo Divino en todo. Que una persona cambie su percepción, tiene un efecto dominó que afecta a muchos. Todos estamos interconectados y detrás de todos está la mano de Dios en cada acción que estamos realizando. El Atma Kriya Yoga representa eso: se trata de redescubrir, de ser conscientes de quiénes somos, de dónde venimos, por qué estamos aquí y hacia dónde vamos. El destino del Atma Kriya Yoga es el alma, el verdadero núcleo de nuestra existencia, el centro de nuestro universo y nuestro destino final, para que podamos regresar a casa, una vez más, donde reside lo Divino y donde Él espera nuestro regreso. Al final, Dios es todo lo que tenemos; todo lo demás dejará de existir, excepto Él.

La tecnología del Atma Kriya Yoga ha sido desarrollada durante más de 5.000 años por pioneros espirituales. Estos métodos probados y comprobados pueden impulsaros 40 cm para que podáis explorar y hacer estos descubrimientos por vosotros mismos y podáis vivir vuestra vida desde el centro del Alma. Tal descubrimiento cambiará vuestra vida para siempre; os permitirá vivir en un estado constante de Consciencia y Amor Divinos. La tecnología que necesitáis para llegar allí ya está desarrollada. Fue probada con éxito por grandes yoguis. Ellos ya completaron su viaje y ahora es vuestro turno.

Hay un pequeño paso para que un individuo pase de la mente al corazón, pero si puede hacer esto, entonces ya nunca volverá a ser el mismo y sus amigos, seres queridos y el mundo a su alrededor también cambiarán. Como parte de ese cambio, convertíos en visionarios, servid a la sociedad, amad a este lugar y a sus habitantes, pues es el único hogar que tenemos nosotros y todo el mundo.

Hemos estado en una misión llamada "Vida" durante millones de años, sin saber realmente de qué trataba la vida o cuál era nuestro destino final. Somos tan viejos como el cosmos, pero en realidad sólo nuestra alma es tan vieja. Venimos de la creación y quien nos creó es nuestro verdadero Padre. El Atma Kriya Yoga es como una pintura que finalmente puede comunicarse con su pintor, para conocer para qué se hizo y por qué Dios la puso aquí.

Contactad con vuestro profesor de Atma Kriya Yoga para que, finalmente, podáis terminar vuestra misión y vivir vuestra vida en plenitud.

 


Blog »