El divino dentro de la sadhana

Thumbnail

Recientemente estuve leyendo el Bhagavad Gita. El Gita tiene que ver con diferentes formas de yoga, la naturaleza del alma y la relación eterna con Dios. Hay instrucciones a seguir sobre cómo alcanzar los pasos en esa relación y el viaje espiritual. Me encontré leyendo una parte del Bhagavad Gita donde Krishna habla de Sí Mismo, donde Él dice: “muy pocas personas Me conocen en realidad”. (B.G. CH7V3) Ven lo externo, lo físico, pero no ven más allá de eso. Krishna continúa diciéndole a Su viejo amigo, y ahora discípulo Arjuna, acerca de Su naturaleza espiritual y Su omnipresencia. (B.G. CH7V5) Siguiendo estos versículos, Él habla del OM y de cómo Él es el OM. Él dice que Él es luz, y el calor en el fuego, el sabor en el agua y así sucesivamente. En esta parte, Krishna está explicando a través de la metáfora, pero también en la realidad superior, que Él es la esencia de todas las cosas. Y esto es lo que significa OM Namo Narayanaya. Es un mantra que nos ayuda a ir más allá de este mundo físico y abrir nuestros corazones a esta realización íntima de Dios en todas las cosas. Todo está dentro de Él, y Él está dentro de todo. Krishna le está dando a Su amigo maneras de buscar más profundamente Su esencia, esta profunda conexión y realización de que Dios es todo.

Krishna continúa ayudando a Arjuna a establecer esta relación dándole más ejemplos de dónde se encuentra Su divinidad. Fue en esta sección donde me encontré leyendo un versículo realmente sorprendente y relevante para la sadhana.

       En el capítulo 7, versículo 9 del Bhagavad Gita, Krishna dice que "[Él] es la fuerza ascética de los que hacen ascetismo".

       Lo que se dice aquí es que para aquellos que practican la espiritualidad, practican sadhana, Dios es la fuerza de esa práctica. Él es lo que hace que la sadhana funcione, y Él es la chispa y el impulso inicial de la búsqueda espiritual. Krishna dice que esa sadhana es Él. Esto es lo Divino Mismo. Continúa en el Gita a partir de ese punto al presentar el tema del bhakti, y el hecho de esforzarse es el hecho de estar unido al conocimiento con Él, conocer a Dios de verdad. Krishna dice además: "De todos aquellos, el mejor es el Conocedor es el que siempre está en unión constante con lo Divino, cuyo bhakti está concentrado en Él: Me ama a la perfección y es Mi amado". (B.G. Cap.7 V.17)

Nosotros, en Atma Kriya Yoga sabemos que la infusión de bhakti se encuentra en las técnicas espirituales. Las ciencias espirituales se fusionan con la Gracia y el Amor a través de la iniciación de Shaktipat. Así es como practicando AKY, estamos practicando bhakti. Por eso decimos, que el camino y el destino es el mismo. Si somos capaces de conectar y profundizar nuestra relación con la sadhana, nos estamos conectando directamente con lo Divino. Tal como Krishna está diciendo aquí, puede que no sepáis que esta [sadhana] es Dios, pero Él nos asegura que es así. Porque una práctica con esa Gracia no es diferente de Él. Por lo tanto, mientras practicamos, debemos tratar de construir una relación con la práctica como si fuera Él. Porque es Él. Debe ser apreciada, respetada y trabajada como cualquier otra relación. Aunque la relación entre el Atma y el Paramatma es ilimitada al estar más allá de la realidad física, incluyendo a nuestras mentes; no deberíamos imponer nuestras limitaciones a las prácticas.

       Mientras escribo esto, recuerdo una historia que escuché de alguien sobre lo que Paramahamsa Vishwananda contó sobre la práctica de Atma Kriya Yoga. Hablaban juntos y este yogui le dijo a Paramahamsa Vishwananda que muy a menudo en las prácticas y técnicas cometía errores que no podía evitar. Paramahamsa Vishwananda tranquilizó a este yogi y por lo que recuerdo, esta persona que me contó lo que Paramahamsa Vishwananda dijo fue algo como "Eso está bien, está bien, pero lo haces mejor que puedes. ¿Sientes la felicidad que hay dentro? ¿La sientes? Conéctate con ella, y agárrate a ella”. Y el yogui dijo: "Sí". Paramahamsa Vishwananda le dijo a esta persona que esta conexión con el gozo y la divinidad que se encuentra en la práctica es realmente importante. Porque ahí radica esa relación. Al transmitir esta experiencia, la persona me dijo que Paramahamsa Vishwananda estaba realmente enfatizando que, aunque practicar las técnicas de la manera más correcta posible es importante y es vital hacerlo lo mejor posible, son más importantes la relación, el amor y la felicidad que se está cultivando.

Las declaraciones de Krishna y de Paramahamsa Vishwananda refuerzan esta comprensión y proclaman que la fuerza ascética, la sadhana mismo, incluso el deseo de estar en un camino espiritual, es Dios Mismo en el interior. Necesitamos ser cada vez más conscientes de esto y profundizar nuestra práctica con esta intención de encontrarlo en todo. Nuestro bhakti puede crecer, porque a medida que nos volvemos más conscientes de Él, podemos vivir más para Él y hacer todo como un servicio y crecimiento del Amor, de la relación con lo Divino.

   


Blog »