Propósito de la vida - parte 2

Thumbnail

 

Lea la parte 1 aquí

Nuestro planeta tierra es parte de un sistema cósmico complejo e infinitamente grande. El universo observable es infinito hacia todas las direcciones. Del mismo modo, el camino de la vida podría ir infinitamente hacia cualquier dirección. Por lo tanto, es muy importante conocer nuestro propósito de vida y nuestro objetivo es establecer la dirección del viaje correctamente. También es importante tener un objetivo para nuestra Sadhana, ya que la meditación sin un objetivo y la guía del Gurú pueden permitir que la mente se desvíe mucho más profundamente. El propósito de la vida y el objetivo en nuestro camino espiritual nos ayudarán a mantenernos enfocados y avanzar hacia la dirección correcta.

Todos los propósitos pueden ser clasificados en cuatro purushartas:

i. Kaama- satisfaciendo el placer sensorial.

ii. Aartha- supervivencia, seguridad y estabilidad.

iii. Dharma- Deber y justicia.

iv. Moksha- Consciencia del Ser y liberación.

Cada uno tiene su propio objetivo de vida y caerá en estas cuatro categorías. Evolucionamos lentamente nuestros objetivos en la vida de acuerdo con nuestro Karma pasado. El objetivo final de casi todos los caminos espirituales es alcanzar el Moksha. Sin embargo, diferentes escuelas de pensamientos han prescrito diferentes maneras de lograr el Moksha.

De acuerdo con las enseñanzas de nuestro Gurú, Paramahamsa Vishwananda bajo el antiguo linaje de Sri Sampradaya, seguimos el camino del Bhakti que se traduce en Bhakti Marga. Marga significa camino y Bhakti significa amor y devoción hacia Dios. Es a través del Bhakti y de la entrega completa que podemos alcanzar el Moksha, que se interpreta como alcanzar los pies de Loto de Dios para servirlo a Él eternamente.

Cuando intentamos aprender nuestro propósito de la vida, es lógico hacernos la pregunta al revés. ¿Cuál es el propósito detrás de toda la existencia? Dios es la fuente de toda la existencia sin ninguna obligación externa. Está pleno, está completo. Entonces, ¿por qué nos creó? Recientemente estuve viendo una interesante conferencia de la Academia Bhakti Marga sobre Shristhi (Creación) por  Swami Revatikanta, un discípulo directo de Paramahamsa Vishwananda. En este video, Swami Revatikanta aborda bellamente esta pregunta. El citó un verso interesante del Rig Veda;

Quién realmente sabe, y quién puede responder,

Cómo llegó la creación, cuándo o dónde.

Incluso los dioses vinieron después del día de la creación.

Quién realmente sabe, quién realmente puede decir.

¿Cuándo y cómo comenzó la creación?

¿Lo hizo él? ¿O no lo hizo?

Sólo él, allá arriba, sabe, tal vez;

O tal vez, ni siquiera él.

Rig Veda 10.129.1-7

 

Rig Veda es el texto más antiguo entre todos los Vedas en Sanathana Dharma. Cada verso nos hace pensar y está destinado a ser contemplado. Suponer la razón detrás de esta existencia es como intentar leer la mente de Dios durante el momento de la creación. Por lo tanto, los versos anteriores nos hacen humildes, ya que nuestra mente limitada no puede entender al Dios ilimitado y su existencia. Para eso necesitamos trascender la mente. Sin embargo, a lo largo de la historia, innumerables Acharyas, Gurús han explicado esta cuestión con el propósito de expandir la ideología de la Divina Leela. Sin embargo, nos vamos a enfocar en las enseñanzas de nuestro Gurú, Paramahamsa Viswananda que ha explicado claramente que el propósito detrás de esta creación es experimentar la relación de Prem; para así percibir la Relación del Amor Divino Incondicional. Esta es la razón principal que dan muchos Acharya, incluido nuestro Acharya, Paramahamsa Vishwananda.

Como Dios es la única existencia, Él es solo Uno; se convirtió en muchos para experimentar la relación amorosa con Su creación, consigo Mismo. Todo el Atma (alma / sustancia espiritual) y las sustancias materiales (materia) en esta existencia son parte de Dios. Tanto Dios como su Creación están interconectados y entrelazados. Así es la interconexión entre el propósito de la creación y el propósito de la vida de cada individuo. El propósito de la vida es el propósito detrás de la misma creación; es experimentar la Relación de Amor. El propósito de Dios es experimentar el amor con su creación, que es parte de Él Mismo. Por lo que  además, nuestro propósito es experimentar la relación amorosa con Dios, de quien formamos parte.

A pesar de que fui educado con las enseñanzas de Bhakti durante la infancia, cuando fui a la Universidad, comencé a cuestionar a Dios y las formas de religión. Rezar y cantar mantras ya no era mi prioridad. Creía que solo estudiando y trabajando duro me ayudaría a graduarme, no orando. Durante las conversaciones con mis amigos, cuestionamos las ceremonias y sus rituales. Cuestionamos por qué los alimentos se ofrecían al fuego en lugar de distribuirse entre los pobres. Nuestra mente joven y entusiasta planteó preguntas sobre el hambre, el cambio climático, el racismo, la desigualdad, la falta de privilegios educativos para los necesitados, el sufrimiento, incluyendo la guerra y el terrorismo, que en su mayoría están motivados por la religión. Con frecuencia nos retamos mentalmente para encontrar soluciones y estuvimos de acuerdo en que el propósito de la vida es ayudar a resolver los problemas de nuestra comunidad y del planeta tierra. En ese momento, Aartha y el Dharma eran nuestro propósito de la Vida.

Recuerdo claramente que era a finales de 2009 estábamos viendo con entusiasmo una película llamada '2012' con respecto al fin del mundo, una profecía del Calendario Maya. La película fue dirigida mostrando al principio que la catástrofe empezó a azotar la famosa estatua de Jesucristo en la cima del Monte Corcovado, en Río de Janeiro en Brasil, seguida de otros lugares religiosos. Tenía curiosidad por saber si el director de cine intentaba rechazar a Dios y la religión como un mensaje interno.

Fue durante este época cuando decidí estudiar todas las principales religiones del mundo para entender qué es Dios. Comencé a meditar todos los días con algunos conocimientos básicos aprendidos durante la infancia. Durante mi meditación y contemplación, entendí que solo soy una pequeña partícula, parte de este cosmos más grande. Comprendí que Dios es el factor detrás de toda la existencia, pero está más allá del espectro de luz recogido por los conos y varillas de nuestra retina, y no se puede entender con nuestra mente limitada. Dios está más próximo de nosotros dentro de nuestros corazones y se impregna a través de todos los seres vivos y la materia no viva. De repente tuve la necesidad de amar a todo el Cosmos como si me amara a mí mismo. Llegué a la conclusión de que el amor es la respuesta a todos los problemas en la tierra. Si Dios alguna vez ayuda, es solo a través del amor expresado por otro. Cuando comencé a conocer a más personas que meditaban, me di cuenta de que cualquier persona que meditase con una búsqueda sincera, naturalmente llegaría a estas mismas conclusiones.

    

Love is the energy that sustains the entire cosmos
Love is the Energy that holds the entire Cosmos

 

      

El Amor es la Energía que contiene todo el Cosmos.

Así que oré para encontrar un Gurú, para obtener más orientación, para buscar la iluminación, la Consciencia de Dios, para estar en unión con Dios. La verdad es que fue mi Gurú quien me encontró. Después de conocer a mi Gurú, Paramahamsa Vishwananda, llegué a comprender que incluso el deseo de fusionarse con Dios podía despertar el deseo y el apego creando más ego. Por lo tanto, la razón más pura y más humilde detrás de la solicitud de la Consciencia de Dios es solo pedirle la Experiencia de la Relación Amorosa con Dios y de servirle a Él mejor. Si alguien ama a otro, es natural que le sirvamos aún mejor con nuestro mejor esfuerzo. El verdadero significado de la Relación Amorosa con Dios no es solo amar al Todopoderoso exento de forma en nuestra meditación o a una deidad en el templo. También se trata de amar a Dios que existe en todo, incluyendo humanos, animales, plantas e incluso los océanos, en el aire que respiramos, las rocas, el hielo y las montañas. Sin embargo, empecemos por amarnos a nosotros mismos, ya que Dios está más cerca nuestro, en nuestro interior. También debemos aprender a amar al Dios presente en las personas inmediatas que nos rodean; a los miembros de nuestra familia en casa, a nuestra familia espiritual en nuestros templos, ashram y los círculos OM Chanting, incluyendo a nuestros colegas en nuestra oficina e incluso a extraños en un atasco de tráfico.

 

El GRANT STUDY es parte de un Estudio de Desarrollo de Adultos en la Escuela de Medicina de Harvard y sostiene un hallazgo sorprendente: que nuestras relaciones y cuán felices seamos en esas relaciones genera una gran influencia en nuestra vida y salud. Incluso si eliminamos la palabra Dios de nuestro propósito, nuestra vida entera es acerca de las relaciones amorosas con nuestros padres, cónyuges, hijos y familia. Si tenemos una relación amorosa con los miembros de nuestra familia en nuestras casas y con los vecinos, el vecindario se llenará de alegría. Si todos los países del mundo tienen una relación amorosa entre sí, ya no habrá guerras. Cuando se le enseñe a toda la humanidad la importancia de la Relación Amorosa con la Madre Tierra y la Naturaleza, la humanidad encontrará soluciones alternativas para la energía fósil, el sacrificio de animales y el uso de plásticos para revertir el calentamiento global y el cambio climático. La palabra clave aquí es Relación Amorosa y todos los esfuerzos y servicios vendrán naturalmente para sustentarla.

 

Puede sonar muy simple cuando uno dice que su propósito en la vida es la Relación Amorosa con Dios y para servirle eternamente, sin embargo, hay una gran profundidad en su significado. Todo lo demás en esta búsqueda de una Relación de Amor, de una Relación con Dios, que es todo este cosmos y más allá se cumplirá.

 


Blog »